Microrrelatos

OCULTARSE O HUIR

Y ahí fue cuando empecé a pensar.

Ante la eventualidad de ser amado, la amenaza no era la posibilidad de dejar de serlo, o un corazón roto, o el cautiverio, o la pérdida de control, o la extrema vulnerabilidad… Contingencias todas futuribles con toda seguridad.

La verdadera amenaza consistía en sostener la transgresión que implicaba que alguien me ofreciera lo más valioso que poseía.

¿Quién no iba a estar aterrado ante semejante escenario?

Microrrelato seleccionado para la primera convocatoria de MUJERART MAGAZINE (2021)

RECICLAJE

Yo no nací, me sacaron de mi madre a través de una escisión en su vientre. Después me metieron en una urna de cristal. Durante tres días temí morir. (¿De qué enigmática manera sabemos, con solo unos instantes de vida, eso, que vamos morir ahí mismo?).

Sin embargo no morí, fue peor, murió algo dentro de mí que toda la vida he tratado de resucitar; pero no, no ha habido forma. Llevo 45 años cargando con el cadáver de mi certidumbre. Pesa como un muerto, el muy cabrón. He empezado a buscar contenedores donde deshacerme de él. ¿Será reciclable?

Microrrelato seleccionado para la primera convocatoria de MUJERART MAGAZINE (2021)

PATRIA

La niña se sienta frente a su escritorio, abre la puerta abatible que le sirve de mesa y ante ella se muestra el Universo: un cubilete con lápices de colores, un bolígrafo de cuatro tintas que le regalaron en su último cumpleaños, el tomo II de los Cuentos de la China milenaria, unos cuantos folios, y un estuche con olor a viruta de sacapuntas y a goma Milan.

Se ha puesto la bata y ha encendido una estufa de barras halógenas. Se toca la nariz, está fría. En el patio al que da la ventana de la habitación se oye el repiqueteo de la lluvia. Coge un folio, afila el lápiz y empieza a escribir: «Érase una vez…».

Ella aún no lo sabe, pero está construyendo su patria.

Microrrelato seleccionado para figurar en la Antología del libro de Microrrelatos del IV Concurso Literario Camp del Turia (2023).

MÚSICA ESPACIAL

Desde el Columbia, Mike Collins acciona el mecanismo de desconexión. El módulo Eagle se separa e inicia la maniobra de alunizaje. Armstrong y Aldrin se alejan dirección al Mar de la Tranquilidad. Solo unos minutos después, Collins percibe un inquietante sonido: woo-woo, woo-woo… escucha en una primera impresión. Recuerda que así lo describió Gene Cernan, de la misión Apollo 10, sólo unos meses antes. Y que el propio Cernan lo atribuyó a meras interferencias de radio.

El rumor, no obstante, se le antoja a Collins cada vez más íntimo, como una voz lejanamente familiar. Sobrevuela el Mar Austral y, a través del ojo de buey, puede ver, en la cara oculta de la luna, la cara visible de su madre. Y oye su voz, que le dice: «Hijo, no llegues tarde».

Microrrelato finalista en el X concurso de Microrrelatos “El Roblón”(2023).

MATERNIDAD

Gabriela lloraba sin esperanza cada vez que su hijo la observaba sin conocerla.

Muchos años después, cuando era ella la que veía el mundo sin reparar en él, ambos se miraban a los ojos y se sonreían. Por fin, en algún lugar, se habían encontrado.

Microrrelato seleccionado para figurar en la Antología de Microrrelatos del IV Concurso de microrrelatos sobre las madres «Madre mía» (2024).

Suscríbete A mi BLOG

Y te regalo mi relato «El mirlo»

¡No hacemos spam! Más información en nuestra política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *